lunes, 2 de enero de 2012

La importancia de las Habilidades Sociales

La relación con el otro es una parte esencial en nuestras vidas. Desde el nacimiento, incluso antes, las personas necesitamos de la relación con los demás para convertirnos en miembros de una colectividad con la que compartimos una serie de valores, normas y expectativas.

Los contextos sociales en los que interactuamos (familia, trabajo, escuela…) y los agentes sociales que los forman (amistades, padres, hermanos, compañeros, etc) nos ayudan a interiorizar estas normas y valores. De aquí también surgen las demandas y restricciones que debemos interpretar en cada caso para responder de manera adecuada.

Para que esta continua interacción sea provechosa, es necesario adquirir y aprender una serie de habilidades que procuren y faciliten el encuentro con las demás personas, el intercambio de ideas y pensamientos, de sentimientos, emociones y afectos.

Tener dificultades en esta faceta es un elemento importante de frustración e inadaptación. La falta de relaciones o la dificultad para entablarlas (la carencia de habilidades sociales), influye negativamente en la autoestima y puede predisponer a manifestar comportamientos agresivos y a padecer enfermedades como ansiedad, estrés o depresión.


Las habilidades sociales se aprenden a lo largo de la vida, mediante la combinación del desarrollo de la persona y el proceso de aprendizaje.
Este proceso de aprendizaje nos permite adaptarnos de manera constante a las diferentes situaciones de interrelación en las que continuamente nos encontramos. Las respuestas que las personas damos en una situación de relación interpersonal dependen de lo aprendido en nuestras interacciones anteriores con el medio social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada